Search for content, post, videos

Entrenar la nariz para ser un mejor catador de vinos

En las innumerables catas de vino, cursos y clases , podemos tener el placer de observar a los catadores de vino en todos los ámbitos, y caen aproximadamente en una de dos categorías: aquellos que siguen primero su nariz, o aquellos que dependen más de lo que les dice su paladar.

Por supuesto que es una generalización un tanto abrupta, y un buen catador de vinos ha aprendido a concentrarse en los diferentes aspectos de un vino antes de aventurarse hacia una conclusión. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que cada uno tiene su preferencia y capacidad natural, y cuando un vino nos da datos no concluyentes, es probable recurrir a nuestras fortalezas.

Debemos prestar especial atención a lo que nos dice nuestra nariz, ya que ella nos permitirá ir mucho más allá de lo que a simple vista podemos ver.

Nuestra capacidad para reconocer, interpretar y nombrar diferentes aromas no es congénita, sino aprendida. El cerebro puede ser entrenado para recordar e identificar más aromas, lo que a su vez los hará mejores catadores de vino.

Y como ocurre con muchas cosas, un poco vale mucho. No es necesario que inicien una rigurosa rutina de ejercicios nasales, algunos pequeños cambios marcarán una gran diferencia. Al igual que pueden recordar fácilmente los olores definitorios de su infancia,  será cuestión de encontrar un aroma con la suficiente frecuencia hasta que su cerebro lo conecte a recuerdos nuevos o existentes .

De esta forma, se almacena en su biblioteca de aromas mentales, que se recuperará la próxima vez que encuentre componentes aromáticos similares en un vino.

Pueden seguir simples pasos para ir entrenando a su nariz y a su cerebro.

Cocine desde cero

Al preparar sus ingredientes para la comida, concéntrese en cómo huelen, en qué le recuerdan estos aromas y cómo cambian durante el proceso de cocción.

Diversifiquen en las frutas, verduras, hierbas y especias que comen

No solo en casa, sino también en restaurantes, hagan un hábito al ordenar regularmente algo que nunca han comido antes. Prueben cocinas extranjeras y exploren las diferentes tiendas de comida donde sea que vayan.

Huelan todo Conscientemente

Tengan en cuenta los olores de su entorno, y se sorprenderán de la cantidad de objetos, plantas y lugares que realmente tienen un aroma distintivo.

Comiencen un huerto

Esto enriquecerá su biblioteca de aromas mentales, no solo con el perfume de las hierbas mismas, sino también con los aromas asociados: la tierra para macetas, composta, hojas en descomposición y los matices de las fragancias entre las diferentes partes de la planta, como las raíces, tallos, hojas, flores y semillas.

No necesitan un jardín grande o un montón despacio,  se sorprenderá de lo mucho que puede crecer en algunas macetas de balcón,  o en una jardín de metro cuadrado.

Pasee por los parques o bosques cercanos durante todo el año

Cada ambiente natural y cada temporada e incluso la hora del día, tiene sus propios olores. Busquen  jardines  en su área, no tengan miedo ni se avergüencen de oler las plantas.

Raspen, expriman, corten o golpeen los ingredientes

Muchos compuestos de aromas en las plantas necesitan algunos empujones para poder ser liberados. Después de todo, si ocurrieran en un estado volátil, es probable que ya se hayan ido para cuando lleguen a ellos, así que no duden en rascar, exprimir y cortar para obtener una impresión aromática más completa.

Pruebe tantos vinos como pueda y hágalo con plena conciencia y concentración

Prueba todos los vinos desconocidos que puedas tener, salgan de su zona de confort y verán la infinidad de nuevos aromas y sabores que van a descubrir. Cuando estén probando un vino, tomen un gráfico de aromas y repasen los aromas uno por uno, probando si puede encontrarlos en el vino.

Pueden olor los siguientes ingredientes y el conocer sus aromas hará que sean un mejor catador de vinos

Fruta

Manzanas verdes,rojas, amarillas y las peras. También  sirven los cítricos, como el limón, lima, naranja, mandarina y toronja. Raspen y expriman las diferentes partes de la fruta, la cáscara, la médula, etc.
Las bayas pueden ser las fresas, frambuesas, moras, arándanos, grosellas rojas y negras.

Flores

Rosas, lavanda, madreselva, violetas, jazmín, flores de cerezo, flor de espino, flor de lima, acacia y lila.

Hierbas y especias

Hojas de menta, romero, tomillo, eucalipto, eneldo, hinojo, hierba recién cortada, clavos de olor, canela, anís estrella, regaliz, jengibre, granos de pimienta blanca y negra, vainilla y especias.

Vegetales

Pimiento verde, espárragos, chícharos, jitomates secados al sol, setas y trufas.

Árboles y nueces

Almendras, nueces, avellanas, pino (agujas, ramas, resina), cedro, sándalo.

Otros olores

Miel, mantequilla, yogurt, masa de pan, corteza de pan, levadura, pan tostado, café, azúcar, caramelo,  azúcar moscovado, chocolate, cacao, té negro, aceitunas verdes y negras, vinagre balsámico, tierra para macetas, humus, composta, gasolina, cigarro, carne curada y el cuero.