Search for content, post, videos

Los defectos más comunes de un vino

Ya sabemos que para crear un buen vino, se requiere un cuidado especial al momento de prepararlo, unas instalaciones adecuadamente preparadas y limpias, y una transportación sin errores o accidentes; sin embargo, hay ocasiones en las que algún paso del proceso sale mal y llega a nuestra mesa un vino defectuoso.

Hoy te compartiremos 5 características que debes conocer para detectar los malos vinos:

Oxidación

Se produce por contacto excesivo del vino con el aire, y provoca una alteración perjudicial del sabor, un aspecto poco brillante, en algunos casos colores tirando a marrón, y un aroma plano y débil.

Reducción

Es la reacción opuesta a la oxidación por falta de oxígeno, suele ser beneficiosa para el vino, pero también puede generar olores desagradables parecidos a los de un fármacos, quemado, o huevo podrido. A estos olores se les conoce como tufos de reducción.

Sulfuroso

Debido al uso de azufre en la elaboración, el vino puede conservar sabores de anhídrido sulfuroso: olor acre, similar al de una cerilla al encenderse, o del ácido sulfhídrico, olor a huevo podrido, caucho o ajo.

Defectos del corcho

El corcho no debe oler, cuando lo hace significa que el vino está en mal estado y el corcho tiene moho, y ocurre cuando en las fisuras se alojan hongos o bacterias.

Vino picado o avinagrado

Cuando el vino huele a vinagre es por el exceso de ácido acético, esto se debe a que la bodega donde fue resguardado era muy seca, o bien, por un mal proceso de maduración.



X