Search for content, post, videos

Como servir un vino correctamente

La manera en la que se sirve y se consume el vino ha ido evolucionando hasta llegar a unos niveles de perfeccionamiento extraordinariosSeguramente te hayan surgido varias dudas a la hora de servir una copa de vino. Para sacarte de problemas, te voy a decir 4 factores  que tienes que tener en cuenta para disfrutar un buen vino.


1. TEMPERATURA

 

 

 

 

La temperatura a la que servimos el vino es fundamental, dependiendo del tipo de vino que vayas a degustar, la temperatura ideal para su consumo variará.  Si la temperatura es demasiado baja, los aromas no se desarrollarán correctamente, por el contrario, si la temperatura es demasiado elevada, se potenciará el sabor alcohólico

 

Te dejo algunos consejos sobre la temperatura adecuada para servir cada tipo de vino.


2. DESCORCHE

Con el pequeño cuchillo escondido en el sacacorchos, corte la cápsula exterior justo bajo la curva del cuello de la botella. Ten cuidado con tus dedos.

Una vez quitada la cápsula, limpia el cuello de la botella con un paño o un papel absorbente. Luego introduce el tirabuzón del sacacorchos justo por el centro del corcho hasta el fondo, manteniéndolo siempre recto. Por último, saca suevamente el corcho.


3. DECANTACIÓN Y OXIGENACIÓN

La mayoría de los vinos pueden servirse directamente de la botella. Sin embargo generalmente los de más edad, necesitan ser decantados. Esto se hace por dos motivos:

  • En primer lugar, los vinos viejos suelen tener partículas en el fondo de la botella. Estos posos no son malos, pero pueden ser un poco molestos a la hora de degustar el vino. Decantar el vino elimina los  restos de corcho u otro tipo de residuos, y segundo, permite oxigenarlo para que sus aromas se volatilicen y se expresen de mejor manera.

  • En segundo lugar, algunos vinos, sobre todo los Reserva y Gran Reserva, pueden presentar un cierto aroma a humedad. Esto se debe al mayor tiempo de maduración que requiere el vino antes de ser consumido. Estos aromas desaparecen tras unos minutos de contacto con el aire, siendo más perceptibles los aromas y matices propios del vino.

4. ELECCIÓN DE LA COPA

Los elementos que usted debe considerar son: forma de la copa, tamaño, y la calidad del vidrio (recuerde que el vidrio tiene que ser transparente, liso y sin facetas).

 

  • Copa para vino tinto: Las más comunes son las de tipo Burdeos y tipo Borgoña. Ambas son copas grandes, lo que ayuda a que haya una gran superficie del vino en contacto con el aire, propiciando así su oxigenación. La de tipo Burdeos es la más extendida. Es alta y presenta bordes planos, lo que facilita que el vino se dirija hacia el centro de la boca, que ayuda a limitar el amargor que presentan los taninos. La copa de tipo Borgoña es algo más grande pero de boca más estrecha, para facilitar el giro del vino en su interior y, con ello, su oxigenación.
  • Copa para vino blanco: Son parecidas al modelo Burdeos, pero más pequeñas y con el tallo más largo, Esto es así para evitar que el vino se caliente.

Independientemente del tipo de vino a consumir, siempre deberemos elegir copas con tallo, ya que es el lugar adecuado por donde sujetarlas, evitando que nuestro calor corporal se traspase al vino y que manchemos la esfera de la copa con los dedos