Search for content, post, videos

Vacqueyras, el vino de Rhône

Nuestra siguiente parada vacacional por la bella Francia fue en la ciudad de La Ciotat, a una hora de Marsella. Enmarcada por bellísimas calanques (paredes empinadas de roca que circundan una bahía) este destino ofrece a sus visitantes paisajes inolvidables. El lado bueno de contar con amigos en diferentes partes del mundo es que siempre se puede comer y beber de la manera más cercana posible a como se hace cotidianamente.

En esta ocasión disfrutamos de una deliciosa cena que nuestros anfitriones franco-búlgaros nos prepararon. Como plato principal degustamos un platillo típico búlgaro, el Gyuvetch, realizado en un tazón típico compuesto de queso, verduras, champiñones y un huevo, todo cocido al horno.

Gyuvetch

El protagonista de la noche fue sin duda el vino tinto Richards Vacqueyras 2011. Su sabor era especialmente profundo, suntuoso y con carácter. El Vacqueyras suele tener gran prestigio entre los amantes del vino y cuenta con la denominación de origen (AOC, Appellation d’origine contrôlée) de la región vinícola de Rhônes, cerca de la frontera con Suiza. Se puede decir que es una botella de “buen vino” y se abre en ocasiones especiales o para acompañar una cena de buen nivel, a diferencia del “vino de mesa”.

Conviene mencionar que este vino se obtiene de la combinación de tres cepas de la zona de Rhônes, al sureste de Francia: una mayor parte de granacha tinta, combinada con una pequeña proporción de monastrell y syrah. Las primeras viñas de esta región (Rhônes) datan del siglo XV y la tradición y costumbres de esta comunidad mediterránea están estrechamente vinculadas a la viticultura. Tres tipos de uva que predominan en los viñedos de Rhônes: la grenache o granacha tinta, la monastrell y el el syrah; de estas tres cepas las dos primeras son de origen español y sólo la cepa del syrah es originaria de Rhônes y de la zona suiza colindante.

Vacqueyras

El Vacqueiras tinto se recomienda para acompañar platillos de carne roja, el faisán y los quesos añejos. Se aconseja disfrutarlo a una temperatura templada, entre 16 y 18 °C, y sólo se puede conservar en buen estado entre 3 y 8 años. À la votre !



X