Search for content, post, videos

Conociendo los sabores en los vinos

Encontrar los sabores en un vino en realidad no es tan fácil. Claro, es fácil tomar vino, pero ese no es realmente el punto

El vino es único porque requiere una gran destreza en el sentido del olfato y el gusto. Lo interesante es que el olfato y el gusto son dos de nuestras habilidades de observación menos valoradas.

Algunos catadores son generalistas (es decir, “notas cítricas”) y otros son extremadamente exactos en su identificación de sabor (es decir, “ralladura de limón Meyer”). De cualquier manera, traten de enfocarse en la condición de la fruta. ¿Es fresco? ¿Inmaduro? ¿Maduro? ¿Seco? ¿Dulce?

Intenten oler los siguientes sabores de frutas en el vino:

Cítricos, como lima, limón, toronja, etc.
Frutas de árbol y melones, incluyendo manzana, pera, durazno, etc.
Frutas tropicales, como mango, piña, lichi, etc.
Sabores de frutas rojas, como fresa, ciruela roja, frambuesa, etc.
Fruta negra, incluyendo moras, arándanos, aceitunas, etc.
Frutas secas como higos secos y dátiles.

Sabores de flores, hierbas y especias

Muy a menudo hay sabores en el vino que no sean frutas. Los vinos comparten muchos de los mismos compuestos aromáticos que otras flores y plantas.

Categorías de flores y hierbas a considerar al olfatear:

Aromas florales, como rosas, flor de saúco, violeta, iris, bergamota e hibisco.
Aromas verdes, como hierba, grosella, pimiento y hoja de tomate.
Aromas similares al té, que incluyen té negro, Darjeeling, té verde, Matcha, Rooibos y Earl Grey.
Olores a menta, eucalipto, mentol, salvia, hinojo.
Notas de hierbas, como tomillo, orégano, romero, estragón y albahaca.
Aromas de especias, como canela, pimienta negra, pimiento rojo, anís y mezcla asiática de 5 especias.

Tierra, minerales y otros aromas

El proceso de fermentación es lo que desbloquea todos los aromas complejos en el vino. Los microbios responsables de convertir el jugo de uva en vino también producen un ambiente de otros olores interesantes.

Olores terrosos, incluyendo arcilla húmeda, tierra para macetas y hongos.
Aromas a levadura como cerveza, masa madre, chocolate con leche y suero de leche.
Aromas rústicos, como cuero curtido, cuero viejo, cardamomo negro, carne curada y humo de tabaco.
Aromas químicos, como el petróleo, plástico nuevo y caucho.
Olores minerales, incluyendo petrichor, grava húmeda, pizarra y rocas volcánicas.

Envejecimiento y sabores de roble

Una vez completada la fermentación, el proceso de envejecimiento (que incluye oxidación y barricas de roble) también agrega sabores al vino.

El roble agrega sabores de vainilla, pimienta, clavo, coco, caja de cigarros, cedro y eneldo.
El envejecimiento (oxidación) agrega sabores como frutas secas, avellanas, tabaco, chocolate, cuero, mantequilla y manzana al horno.



X