Search for content, post, videos

¿Vinos de frutas? Del árbol a la copa

Se consideran vinos fermentados de frutas todos aquellos cuya base está  elaborada con una cantidad significativa de la misma.

Históricamente han sido muy populares en zonas de climas fríos como Norteamérica y Países Nórdicos. En zonas más cálidas como África o India, se producen con base de plátano.

El vino de fruta puede producirse a partir de casi cualquier parte de la planta que pueda ser fermentada.

Muchas frutas y bayas pueden producir vino, aunque, salvo las uvas,  pocos vegetales tienen las cantidades equilibradas de azúcar, ácido o sales nutritivas adecuadas para la alimentación.

Por este motivo, en la mayor parte de los países, los vinos se ajustan en uno o más aspectos de la fermentación. Algunos requieren la adición de azúcar o miel para hacerlos agradables al paladar y para aumentar el contenido de alcohol.

La cantidad de azúcares fermentables suele ser baja y es necesario complementarlo con un método llamado chaptalización y así obtener suficientes niveles de alcohol en el vino terminado.

A menudo también se añade sacarosa, manteniendo el nivel de acidez aceptable. Cuando la gravedad específica de la solución inicial es demasiado alta, lo que indica un exceso de azúcar, se puede añadir agua para ajustar la densidad relativa hasta que resulte adecuada, según criterio del enólogo.

A priori, muchos tipos de frutas tienen un contenido de ácido natural demasiado alto para producir un vino de fruta y que resulte agradable. Es el caso de las cerezas, piñas, fresas y frambuesas.

Con ellas, se opta por añadir agua antes de la fermentación, para reducir la acidez y regular el contenido de azúcar. Esta técnica diluye el intenso sabor de las frutas, que sé compensa añadiendo azúcar de nuevo tras la fermentación y potenciando su sabor.

Estos son algunos ejemplos de vinos de frutas muy exóticos producidos en otros países:

Vino de piña

La fermentación del jugo de piña se lleva a cabo en depósitos de temperatura controlada. El resultado es un vino de fruta suave y seco con un fuerte aroma de piña.

Comenzó a producirse en Hawaii por TedeschiVineyards. También se fabrica en Nigeria por WinesJacobs, la primera bodega de piña en África.

Vino de ciruela

El licor de ciruela es muy popular en Japón, Corea y China, donde se conoce como meijiu. El Umeshu es una bebida alcohólica japonesa, que se consigue al agregar ciruelas verdes enshochu, consiguiendo un vino dulce y suave.

Encontramos un licor similar en Corea, llamado maesil ju.

Generalmente, tanto las variedades japonesas como las coreanas de vino de ciruela incluyen en su interior de las botellas las frutas enteras.

En Taiwán, un popular innovación II Guerra Mundial basado en licor de ciruela japonés es wumeijiu.

Vino de diente de león

El vino de diente de león es fruto del contenido moderado de alcohol que incluye. Está hecho de pétalos de diente de león y de azúcar. Además, se suele combinar con un ácido y con productos químicos de vinificación como metabisulfito de sodio.

Vino de grosella

El vino de grosella se produce en zonas frías del norte, donde es difícil cultivar uvas de alta calidad. Su equilibrio químico natural es tal que a veces se puede fermentar sin ningún tipo de sustancias adicionales.

Grosellas rojas y whitecurrants contienen sólo una pequeña cantidad de hidratos de carbono; en ocasiones esto requiere la adición de azúcar o miel.

Vino de la cereza

Se produce a partir de cerezas agrias, que generalmente proporcionan la dosis de acidez necesaria. Se producen diferentes variedades de vino, incluidas las versiones con especias y mezclas de cereza y uva.

El más popular es el “CherryKijafa”, un vino de cerezas que se produce en Dinamarca, con sabores naturales añadidos. Por lo general, contiene 16% y se exporta a muchos países de Europa y América del Norte.

 



X